Lectores de pantalla

Un lector o revisor de pantallas es una herramienta de asistencia para discapacitados visuales grabes o totales cuya principal función es transmitir al usuario la información que se visualiza por pantalla.

Dentro de los interfaces de texto (como serían la consola de Windows, MSDOS o el Bash de Linux) las funciones del lector de pantalla son simples. Sólo tiene que poder leer cada una de las diversas líneas de texto que aparecen en la consola y transmitirlas al usuario. Otras funciones asociadas para este tipo de lectores son las posibilidades de revisar línea a línea la pantalla, verbalizar los cambios sufridos en la pantalla o crear cuadros de detección para prestar mayor atención a zonas específicas de la pantalla.

El tener un interfaz visual basado en texto y con una estructura de distribución de la información simple, como es el caso de las consolas de texto, simplifica mucho la tarea del lector de pantallas. El problema aparece cuando el interfaz consiste en elementos visuales como iconos, cuadros de texto, ventanas, barras de desplazamiento y demás controles visuales utilizados por la mayoría de interfaces gráficos de usuario comunes en Windows, GNome, KDE y MacOS X.
En este caso el lector de pantallas tiene que realizar una interpretación previa de lo que existe y se ve en la pantalla para transmitirlo al usuario.

Esta interpretación del contenido visual se hace siguiendo un protocolo y conjunto de reglas denominado off screen model.

Dependiendo del tipo de Off screen model el lector de pantallas permitirá una exploración focal (siguiendo al foco del tabulador), exploración línea a línea (como el cursor de JAWS o un lector de pantallas para consola), exploración posicional (como hace voiceOver), o exploración gerarquica utilizando el árbol de objetos (como hace NVDA y tiflowin).
También influirá a la hora de transmitir cierta información como la fuente y color del texto de un control visual, el tamaño del control, el estado del control (activo, visible, oculto, etc) o las caracteristicas de accesibilidad o información alternativa del control (tooltips, globos de texto, etiquetas descriptivas, etc).

Hay que prestar atención en la diferencia que hay entre “lo que existe en la pantalla” y “lo que se ve en la pantalla” ya que el uso de ventanas solapables en los interfaces gráficos puede provocar que el usuario sin discapacidad visual no vea lo que hay detrás de una ventana aunque siga existiendo en el interfaz. El lector de pantallas debe detectar si el control o elemento del interfaz está visible para notificarle el estado al usuario ciego. El lector de pantallas puede controlar la información visual consultando al sistema operativo sobre el árbol de objetos visuales o parasitando el controlador de video, siendo la primera opción la menos intrusiva ya que no se requiere de la instalación de ningún driver o parche de control de video.
El árbol de objetos visuales es una representación abstracta de lo que hay en un interfaz gráfico de usuario. Es utilizado por el sistema operativo para estructurar los diversos elementos de un interfaz gráfico y actualizar el estado y gestionar los eventos. En el árbol de objetos podemos tener la rama inicial en el escritorio y de ella nacen varias ramas hijas representando a las ventanas de las aplicaciones abiertas que tengamos en ese momento, de una de esas ramas pueden colgar subramas para representar subventanas, botones, barras de menú, etc presentando una vista gerarquizada de los elementos del interfaz.

El lector de pantallas también debe estar pendiente del dispositivo de entrada, sea este un teclado, una pantalla táctil o una botonera. El usuario ciego deberá utilizar el dispositivo de entrada para explorar el interfaz gráfico e interactuar con él. Por esta razón el lector de pantallas deberá modificar el comportamiento del dispositivo de entrada para incluir ciertas combinaciones de teclas, gestos o movimientos determinados para realizar las funciones de exploración en el interfaz(leer una ventana o cuadro de texto, moverse al elemento anterior o siguiente del interfaz, activar un elemento del interfaz, etc).

El lector de pantallas debe transmitir el resultado de la interpretación del interfaz al usuario con discapacidad visual utiizando un canal accesible para él, como puede ser voz sintética, eventos de sonido o salida por un dispositivo de lectura braille.

En resumen, un lector de pantallas se compone de los siguientes elementos:

  • Módulo de control del interfaz gráfico
  • Módulo de control del dispositivo de entrada
  • Módulo de salida de información
  • Off screen model

Dentro del catálogo de operaciones que un usuario puede pedir a un lector de pantallas están: Leer caracter, palabra, línea anterior, actual o siguiente; consultar tipo, tamaño y color de fuente, leer título y última línea de la ventana, repetir lo último verbalizado, etc.

Algunos ejemplos de lectores de pantalla son: NVDA, Window eyes, JAWS, Dolphin HAL, Thunder, voiceOver, Orca, Mobile speak, Talks, out spoken, virgo, tiflowin, lector98, habla, parla, etc.

2 comentarios en “Lectores de pantalla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.