Convivencia de Windows y MacOS X en hardware de Apple

Apple decidió hace unos años abandonar la arquitectura PowerPc para sus procesadores en favor de los procesadores de la marca Intel. Hubo muchas críticas y opiniones tanto a favor como en contra de esta decisión. No nos centraremos en dichas opiniones sino que nos centraremos en los beneficios que trajo dicha decisión para el mercado de los ordenadores de la manzana mordida, que es como se conoce a Apple a causa de su logotipo.

Mismo procesador para Mac OSX y Windows

Al comenzar a utilizar procesadores Intel en sus ordenadores, Apple abrió el camino a que los usuarios de estos ordenadores pudiesen instalar, de forma nativa, los sistemas operativos de Microsoft, más conocidos como Windows XP, Vista y 7. Esto se debe a que los sistemas operativos dan soporte al mismo fabricante de procesadores. Ya era posible tener en un mismo equipo Mac OSX y Windows instalados en distintas particiones. Esta posibilidad provocó que muchos usuarios de Windows que no se decidían a dar el salto al mundo Mac lo diesen ya que podrían tener su viejo Windows instalado en el caso de que Mac OSX no les convenciese.

Instalación con Boot Camp

La instalación de windows en un equipo Macintosh no era sencilla ya que la gestión de particiones y el arranque del sistema era distinto al de Windows y pocos usuarios del sistema operativo de Microsoft sabían como hacer esta instalación compartida. Apple se hizo eco de las quejas y necesidades de estos potenciales nuevos usuarios y creó un asistente para instalar, de forma muy sencilla, un sistema operativo Windows en un equipo en el que ya haya instalado Mac OSX. Esta herramienta se llama Asistente Boot Camp.

El asistente Boot Camp podemos encontrarlo dentro de la carpeta utilidades que está dentro de la carpeta de aplicaciones de Mac OSX.

El asistente Boot Camp se encarga de crear las particiones, definir el sistema de arranque e, incluso, nos da un mensaje para que introduzcamos el CDRom con la imagen de Windows para instalar y reinicia el equipo para que comience la instalación. Eso si, el proceso de instalación se realizará desde un entorno Windows por lo que todas las características de accesibilidad propias de Mac OSX desaparecerán durante el proceso de instalación y cada vez que utilicemos Windows.

Una vez instalado Windows deberán instalarse los drivers para el Hardware de Macintosh, la propia utilidad Boot Camp se encarga de ello o podemos utilizar el disco DVD que acompaña a nuestro equipo informático en donde se encontrarán todos los drivers necesarios para Windows.

Para poder saltar de un sistema operativo al otro sólo deberemos reiniciar el equipo cambiando la opción de arranque para el sistema operativo. Esto se hace, tanto en Mac OSX como en Windows, utilizando una opción del asistente Boot Camp.

Máquinas virtuales

Pero el asistente Boot Camp no es la única forma de poder tener Windows en nuestro equipo Macintosh. Las aplicaciones de virtualización de sistemas operativos nos permiten instalar casi cualquier sistema operativo dentro de un entorno de ejecución cerrado. De esta forma, no tendremos que reiniciar el equipo para pasar de Mac OSX a Windows, simplemente deberemos arrancar la máquina virtual donde hayamos instalado windows.

Hay diversas opciones para crear máquinas virtuales en Mac OSX pero la más accesible es VMWare Fusion, con un precio inferior a los 70 euros en la mayoría de los tipos de licencias para este software.

El interfaz de VMWare Fusion es muy accesible con VoiceOver aunque hay algunas incompatibilidades con la gestión del ratón que hace VoiceOver pero son solucionables.

Problemas entre productos de apoyo y máquinas virtuales

La máquina virtual accede a casi todo el hardware del equipo anfitrión aunque hay ciertos elementos que VMWare Fusion no gestiona bien. Uno de esos elementos es la tecla de bloqueo de mayúsculas. La razón de esto es que dicha tecla no está pensada para que se mantenga una pulsación sobre ella por lo que VMWare Fusion detecta que el usuario la ha pulsado y transmite a la máquina virtual el evento de pulsación de dicha tecla y presupone que el usuario dejará de pulsarla inmediatamente ya que este es el comportamiento habitual para esta tecla.

Los usuarios ciegos utilizan un producto de apoyo llamado lector de pantallas, el cual, a través de diversos atajos de teclado, permite que el usuario ciego explore e interactúe con el sistema operativo y las aplicaciones en ejecución. Estos atajos de teclado suelen tener una tecla o varias teclas en común, es lo que se denomina hot-key. En el caso de JAWS, uno de los lectores de pantallas más utilizados por las personas ciegas hispanohablantes, esta tecla es la tecla Insert del teclado estándar de Windows o, en el caso de un teclado de un ordenador portátil, se utiliza la tecla bloqueo de mayúsculas. Un teclado de Apple para Mac OSX carece de tecla Insert por lo que estaríamos obligados a utilizar la tecla bloqueo de mayúsculas pero ya hemos indicado que no funciona bien en las máquinas virtuales pero si con Boot Camp.

La solución pasa por redefinir una de las teclas repetidas de nuestro teclado de Apple para que realice otra función, por ejemplo, la de la tecla Insert de Windows. Pero esto lo veremos en otro artículo de este blog.

4 opiniones en “Convivencia de Windows y MacOS X en hardware de Apple”

  1. Gracias Jonatan por tus artículos.
    Aprovechando que acabo de pasar todos los datos del Windows al Disco duro externo y que acabo de realizar una copia de Time Machine, estoy pensando a desinstalar Parallels e instalar el software que tú recomiendas aquí como es VM Ware o como se diga, estoy viendo que es la más accesible según los comentarios de los listeros ciegos.
    ¡Muchísimas gracias por tus aportaciones y espero tu próximo artículo!

  2. Muy interesantes tus artículos, como siempre.
    En cuanto al uso de máquinas virtuales, ¿qué impacto tiene estar corriendo Windows virtualmente?
    Y en computadoras portátiles, ¿cuánta diferencia hay en la duración de la batería entre usar MacOSX y Windows como un sistema no virtualizado?

    Ya que estamos, otras preguntas por curiosidad:
    * ¿Aparecen en la ficha Opciones avanzadas/ de las opciones de energía de Windows configuraciones de energía específica propias de las máquinas Apple?
    * ¿Se puede acceder desde Windows a la partición donde está Macintosh? Es decir, ¿es compatible Windows con el sistema de archivos utilizado por las particiones de Macintosh?
    * ¿Permitirá el asistente de preparación para instalar Windows utilizar luego de estar Windows instalado recursos de Macintosh en Windows tales como las voces en aplicaciones compatibles con SAPI 5 o sonidos de Mac OS X para los esquemas de sonido de Windows? Seguro que oficialmente no, pero quién sabe si no existirá alguna forma.
    * Y para ir terminando, algo de mayor importancia: Para un usuario que se compró una Mac y el SO propio de Mac no le acaba de gustar, ¿tiene alguna ventaja la ejecución de Windows en una computadora Macintosh frente a máquinas de otras marcas?

    1. Buenas Fernando. Me alegro de que te guste el artículo. Haces muchas y buenas preguntas como para contestarlas por un comentario y como principalmente tienes dudas sobre el concepto de virtualización creo que mejor escribo un artículo hablando sobre ello y demás. Allí intentaré contestar a tus dudas

Responder a Fernando Gregoire Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.